La Familia: una herencia invisible.

con 1 comentario
Comparte este artículo en redes sociales.

Imagen Autor: Synthia Saint James-Generations.

La familia ha sido y es actualmente objeto de estudio de la Psicología, Sociología, Antropología, Filosofía y otras disciplinas académicas interesadas en su complejidad y relevancia en el desarrollo de nuestra especie.

En este artículo nos centraremos en una punta del Iceberg, para comprender como la información transgeneracional que la mayoría de veces nos es desconocida e invisible juega un rol fundamental en nuestra manera de organizar, sentir, pensar y actuar en los diferentes estadios de la vida.

Según el autor Alemán Bert Hellinger quien desarrollo la herramienta conocida como “constelaciones familiares” las familias son un sistema complejo de diferentes generaciones que a través del balance de los elementos de orden y amor permiten que cada miembro forme su guion vital logrando tomar su propia vida reconociendo su historia y sus ancestros.

Para este autor el Orden del amor se concibe en tres dimensiones de igual importancia (Hellinger, 2003):

  1. Pertenencia o inclusión: cada miembro de la familia entendiendo a las diferentes generaciones tiene que ocupar un lugar y ser reconocido, las exclusiones en el campo de lo simbólico e inconsciente buscaran constantemente salir en la realidad de las diferentes familias generando: enfermedad, sufrimiento, síntomas y conflictos.
  2. Jerarquía: Primero son los padres y después los hijos, y así mismo los vínculos que cada miembro tuvo antes de formar la familia o después en caso de separación, divorcio, fallecimiento etc. esta concepción a nivel intergeneracional se puede comprender claramente con la herramienta del genograma (Si quieres armar el tuyo: Click) como se repiten patrones de abuso o ausencia de poder en algunas familias, también está relacionado con el lugar o rol de liderazgo que ocupa cada integrante, la familia al ser un sistema complejo necesita de reglas y limites donde se tenga en cuenta el intercambio interno y externo para el bienestar de todos.
  3. Compensación: Dar y tomar en la vida es un constante aprendizaje, en donde damos lo que somos, lo que consideramos podemos aportar a otro y también nos permitimos de manera activa tomar: tomar la vida, tomar a nuestros padres, hermanos, abuelos, hijos, parejas etc. Compensar tiene como fin último vivir promoviendo un sano equilibrio.

Para complementar la terapia familiar o vincular (Fernández Álvarez, 2008) entiende cuatro funciones de la familia como sistema:

  1. Supervivencia Biológica: mantener a todos los integrantes en condiciones de vida básicas.
  2. Pertenencia: la familia es un sistema al que se pertenece y en el que moldeamos nuestra identidad.
  3. Productividad: que cada uno de los miembros pueda producir en términos de desarrollo personal, emocional, aportando algo de si a los otros.
  4. Transmisión de valores: la familia como sistema y grupo primario cumple un rol vital en la herencia de significados, es decir la manera en cómo se entiende al mundo: creencias, expectativas y representaciones.

En cuanto a las dimensiones familiares encontramos tres aspectos transversales que determinaran la adaptación y funcionalidad de cada miembro de acuerdo al Modelo Circumplejo (Olson, 1989):

  • Cohesión familiar: Lazo emocional que los miembros tienen entre ellos (intercambio interno) y con los demás (intercambio externo).
    • Desligada: Se caracteriza por una gran autonomía individual y poca unión familiar, límites generacionales rígidos, mucho tiempo separados física y emocionalmente, priman las decisiones individuales, las actividades y los amigos son individuales y no familiares.
    • Separada: Tiene que ver con moderada independencia de los miembros de la familia, límites generacionales claros, hay un equilibrio entre estar solos y en familia, amigos individuales y familiares, algunas actividades familiares espontáneas y soporte en las actividades y decisiones individuales.
    • Conectada: Se identifica con moderada dependencia de la familia; claros límites generacionales; mucho tiempo, espacio, amigos y actividades en familia, aunque pueden conservar algunos amigos y tiempos individuales; las decisiones importantes son hechas en familia.
    • Aglutinada: Se define por su alta sobre-identificación familiar que impide el desarrollo individual; los límites generacionales son borrosos; el tiempo, los amigos y las actividades deben compartirse en familia; todas las decisiones son tomadas en familia.
  • Flexibilidad: es la capacidad que tienen los miembros de la familia de que los roles, reglas, límites y el liderazgo puedan cambiar y adaptarse a diferentes contextos (ciclos vitales o crisis).
    • Rígida: liderazgo autoritario y fuerte control parental, los padres imponen las decisiones; disciplina estricta, rígida y su aplicación es severa.
    • Estructurada: liderazgo autoritario permitiendo participar a otros, los roles son estables, pero pueden compartirse; las reglas se hacen cumplir firmemente, son pocas las que cambian.
    • Flexible: liderazgo igualitario, permite cambios; control igual en todos los miembros de la familia, con fluido cambio y hay acuerdo en las decisiones.
    • Caótica: liderazgo limitado o ineficaz; no existe control; disciplina poco severa, habiendo inconsistencia en sus consecuencias, las decisiones parentales son impulsivas, falta de claridad en los roles y frecuentes cambios en las reglas.
  • Comunicación: Estilos y maneras de comunicar verbal y no verbal incluye los secretos, ruidos o alteraciones de los miembros al trasmitir sus emociones, pensamientos y conductas definen los canales de trasmisión funcional o disfuncional de las familias.

Finalmente no solo heredamos la biológica, los patrones conductuales, emocionales y cognitivos de nuestras generaciones, también heredamos los elementos mencionados que en la mayoría de los casos suelen ser desconocidos e invisibles, podemos acceder a ellos con análisis, consciencia y ante todo sin juzgar, más bien queriendo conocer y comprender las motivaciones que día a día afectan la construcción de nuestros proyectos colectivos e individuales.

Cuál es tu herencia invisible?

Gracias por leernos, si quieres dejar algún comentario bienvenido.


Bibliografía

Fernández Álvarez, H. (2008). Integración y salud mental: el proyecto Aiglé 1977-2008. Desclée De Brouwer.

Hellinger, B. (2003). Orden Y Amor: El orden viene primero luego el amor. Buenos Aires : Alma Lepik.

Olson, H. S. (1989). Circumplex model: systemic assessment and treatment of families. . Taylor and Francis.


Comparte este artículo en redes sociales.
Seguir Marcela Moreno:

Licenciada en Psicología (Universidad de Belgrano), Especialista en Psicoterapia Individual y Grupal (Universidad Maimónides), actualmente estoy interesada en los aportes y herramientas de las terapias de tercera generación.

Una respuesta

  1. […] haciendo especial hincapié en las denominadas  crisis de desarrollo o evolutivas por las que las familias van […]

Deja un comentario